De leche pasterizada de las vacas que pastan en las montañas de Asturias, elaborado de forma artesana y tradicional. El queso de vaca Rebollín es un queso suave a la vez que intenso, la tradición hecha queso con un sabor prácticamente olvidado al queso de casa cuando ningún aditivo interfería en la elaboración del queso. Sin ningún aditivo vuelve el sabor de siempre, un queso cremoso, con muy ligera acidez y mantecoso en boca.

Ficha del producto